¿Qué es la Agenda 21 Local?

La Agenda 21 Local (A21L) es una herramienta básica para la gestión sostenible del municipio. Se puede definir como un plan estratégico municipal que se basa en la integración con criterios sostenibles de las políticas ambientales, económicas y sociales del municipio, y que surge de la participación y toma de decisiones consensuada entre los/las representantes políticos/as, personal técnico municipal, agentes implicados y ciudadanía del municipio.

Se trata de una iniciativa municipal voluntaria, que se inicia con la firma de la Carta de Ciudades Europeas hacia la sostenibilidad o “Carta de Aalborg” por medio de la cual, las entidades firmantes se comprometen a desarrollar políticas a favor del desarrollo sostenible.

La A21L es un proceso dinámico que está basado en dos pilares fundamentales:

  • El equilibrio entre el desarrollo sostenible de los aspectos económicos, sociales y ambientales a nivel municipal.
  • La participación ciudadana, a través de la puesta en marcha de diferentes canales de participación.

Tiene como fin elaborar planes de acción para mejorar el desarrollo social y económico de los municipios respetando la calidad y valor del entorno a partir del trabajo compartido y la participación de todas las personas que habitan en el municipio.

En definitiva, este compromiso supone cambios de envergadura que afectan al modelo de gestión local en su conjunto y que sólo se puede conseguir con una implicación de los agentes municipales y con lo que supone la toma de decisiones por parte de la ciudadanía. Se trata de un nuevo modo de hacer las cosas que requiere por tanto de un amplio consenso y un esfuerzo compartido para conseguir así fortalecer la democracia local.

Con el fin de promover y regular la implantación de la Agenda 21 Local, la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria aprobó el Decreto 10/2004, de 5 de febrero, por el que se crea y regula la Agenda 21 Local y la Red Local de Sostenibilidad en la Comunidad Autónoma de Cantabria. Este decreto crea, además, el Registro de Agendas 21 Locales de Cantabria, que incluirá, siempre que lo soliciten, a aquellos entes locales que hayan firmado la Carta de Aalborg o hayan implantado una Agenda 21 Local. Su objetivo es crear las condiciones necesarias para facilitar la implantación de Agendas 21 Locales en los municipios de Cantabria.

El decreto fija como contenidos mínimos para la Agenda 21 Local los siguientes:

  • Diagnóstico Integral del Municipio.  Documento que integra un Diagnostico Técnico, en el que se analiza la situación del municipio integrando información objetiva obtenida a partir de diferentes fuentes (bibliografía, estadísticas, etc), con un Diagnóstico Cualitativo, que aporta la percepción de la ciudadanía obtenida a través de encuestas u otros canales de participación activa.
  • Plan de Participación Social.  Plan que debe definir claramente los cauces e instrumentos para promover e incentivar la participación ciudadana, pilar básico de cualquier proceso de A21L.
  • Plan de Acción.  Documento que constituye la hoja de ruta a seguir por la entidad en los siguientes años y establece un calendario de actuaciones a lo largo del tiempo según una priorización establecida.
  • Plan de Seguimiento.  Proceso de revisión y actualización necesario que permite comprobar periódicamente si el Plan de Acción se está desarrollando según lo previsto. Permite detectar posibles desviaciones y plantear alternativas. Este plan debe basarse en indicadores mensurables a través de los cuales se puedan medir los logros alcanzados.

Ventajas en la implantación de la A21L

La Agenda 21 Local permite conocer mejor la realidad del municipio y las problemáticas existentes, puesto que tras la realización del diagnóstico se detectan los puntos fuertes a potenciar y las debilidades que se deben mejorar.

Asimismo, favorece la puesta en valor del patrimonio local, y promueve una buena imagen del territorio aumentando la capacidad de atracción de inversiones de alto valor añadido y lo que puede ser la obtención de premios reconocidos a nivel internacional.

Por otra parte, cabe destacar otro factor importante y es que permite mejorar las relaciones con la ciudadanía construyendo conjuntamente un proyecto común, que se materializará en la definición de un plan con las líneas de actuación del municipio en los próximos años.

Esta participación supone grandes ventajas en el gobierno local pues permite controlar de forma continua la gestión de los equipos de gobierno compartiendo responsabilidades en la toma de decisiones. La planificación se realizará de forma consensuada y no impuesta, garantizando mejores resultados y mayor compromiso. Esto produce además un aumento de la conciencia social ante las problemáticas planteadas, partiendo de la idea de que cuanto mayor es el conocimiento, mayor es la capacidad para reaccionar. Lo que favorece las reacciones positivas y la asunción de compromisos para conseguir soluciones.

En este sentido, cabe decir que la participación ciudadana en una gestión sostenible y la transparencia de gobierno son descritas por la Unión Europea, como bases fundamentales del buen gobierno para la sostenibilidad local.

      En definitiva, podemos decir que la A21L favorece el desarrollo de una democracia real en el municipio y es una herramienta eficaz para alcanzar un desarrollo más sostenible.